Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

El famoso musical “Sweet Charity” vuelve a sonar en Nueva York, pero con un novedoso sabor latino presente en los bailes, la música o en su protagonista, la puertorriqueña Edlyn González.
Con esta propuesta, el musical busca reflejar cómo esta comunidad y sobre todo sus mujeres, están cambiando la sociedad estadounidense.
“Mi personaje, Caridad, como la llamamos nosotros, es positiva hasta el final, no pierde nunca la esperanza, y en eso representa muy bien a las mujeres latinas, que son muy trabajadoras y luchan por conseguir lo que quieren”, dijo González.
La intérprete, de origen puertorriqueño y residente desde 2007 en Nueva York, donde ha participado en otros musicales como “A Chorus Line” o “West Side Story”, sigue en esta obra la estela de actrices como Shirley MacLaine, quien protagonizó en 1969 la película homónima.
Este musical, estrenado en Broadway en 1966, donde cosechó grandes éxitos, e inspirado en la película de Federico Fellini “Las noches de Cabiria”, cuenta la historia de una mujer que, según González, “nunca desespera de encontrar el amor, a pesar de trabajar en un burdel”.
En esta versión, dirigida por Julio Agustín y que se representa en el City College de Nueva York, a cargo de la compañía New Haarlem Arts Theatre, se ha querido poner de relieve las similitudes del personaje de Charity (o Caridad) con algunas celebridades latinas como Jennifer López, Eva Longoria, Eva Méndez, Shakira o Rita Hayworth.
“Estas mujeres son bien conocidas por sus relaciones, a veces complicadas, con divorcios, pero, aun así, mantienen una imagen pública de inocencia y la esperanza de un amor que sea feliz para siempre”, dijo por su parte, el director de la compañía, Eugene Nesmith.
Así, remarcó que pretenden "lanzar una mirada a la obra en relación a la comunidad latina y su experiencia en Estados Unidos, en un momento en el que el papel de las mujeres en la sociedad está cambiando, y reflejar cómo el fenómeno de la inmigración está afectando a la demografía del país".
Para lograrlo, se ha mantenido el guión original, en inglés, pero se han introducido frases en español, y la esencia latina se trasluce “en el baile, en la música, en los ritmos, dado que es una cultura muy rica”, según Nesmith.
Además, la mayor parte del elenco está compuesto por artistas latinos, entre ellos estudiantes del City College, encabezados por González, quien comenzó a bailar ballet a los 13 años en Puerto Rico y cuya meta es llegar a Broadway.
“Conseguirlo ya no es tan difícil como antes, porque en casi todas las producciones intentan incorporar a algún latino o asiático, pero es duro, porque hay mucha gente haciendo lo mismo, y no hay mercado para todos”, apuntó González.