Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos


Guillermo García

En abril de este año la película “Nosotros los Nobles”, del director debutante Gary Alazraki, se convirtió en un verdadero fenómeno que convocaba masivamente al público mexicano, subiendo en su recaudación semana tras semana hasta alcanzar el primer lugar en la taquilla casi un mes después de su estreno. Ahora esta producción llega a Charlotte.
La película que en tono de comedia cuenta lo que ocurre cuando un padre multimillonario decide enseñarle a sus hijos adultos cual es el verdadero valor del dinero, se transformó en una de las producciones mexicanas más taquilleras de ese país.
El film recaudó en ese país la impresionante suma de 24 millones de dólares, aunque le bastó con llegar a los 12 millones para superar la marca histórica obtenida por “El crimen del Padre Amaro” mas de una década atrás.
“Nosotros los Nobles” llega a los cines de Estados Unidos desde el 1ro de noviembre, subida a la ola que inició “No se aceptan devoluciones” que hace pocas semanas se convirtió en la película hablada en español más taquillera en la historia de Estados Unidos y que luego continuó “Pulling Strings”, película que obtuvo la segunda recaudacíón por sala más alta en Estados Unidos en la semana de su estreno. Casualmente, ambas películas fueron distribuidas por la misma empresa que estrena “Nosotros los Nobles”, Pantelion Films.

La trama
En la película, el veterano actor Gonzalo Vega encarna a Germán Noble, un potentado que comanda un grupo de empresas que construye autopistas y se ocupa de otros grandes negocios en México. Es un hombre muy inteligente y trabajador, que se ha hecho desde abajo, y que devastado por la muerte de su esposa, ha criado a sus tres hijos dándoles absolutamente todo lo que estos han querido en el plano material. Claro que ahora los tres son adultos, y cada uno de ellos es un verdadero fracaso sin ningún interés en el mundo laboral.
Bárbara (Karla Souza, quien integra el elenco de “No se aceptan devoluciones”) es una niña rica que trata con desprecio a todo el mundo, y que está empeñada en casarse con un “playboy” 20 años mayor que ella, Peter (encarnado por el madrileño Carlos Gascón), que parece tener dudosas intenciones. Javi (Luis Gerardo Méndez) sueña con inventos revolucionarios de difícil realización en lugar de aceptar sumarse al equipo de su padre y Cha (Juan Pablo Gil, que a su vez integra el elenco de “Pulling Strings”) es un desastre en la universidad, en donde ha sido descubierto fumando marihuana y teniendo amorios con sus profesoras.
Decidido a darles una lección, Germán les hace creer que por culpa de un fraude han quedado en la ruina y que les busca la policía, llevándoselos a vivir a la casa en ruinas que fue de su padre, y obligándolos a que salgan a buscar trabajo para poder subsistir.

Una metáfora
Sin duda parte de la razón del éxito de la película, más allá de un guión brillante y un elenco preciso, es que retrata a la perfección la realidad de la sociedad mexicana, en donde unos pocos tienen demasiado (allí vive el hombre más rico del mundo, Carlos Slim) mientras la gran mayoría se debate en la pobreza. Es a través de un cuarto personaje, Lucho (Ianis Guerrero), el hijo de la niñera que les ha criado desde bebés, que la clase trabajadora se ve reflejada en la pantalla, porque es el quien tiende su mano solidaria cuando los Noble están en serios problemas.