Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

Rock, inmigración y desarraigo con los Enanitos Verdes
Claudio Bonus

Son las 3 de la tarde en Los Ángeles. La voz de Daniel Piccolo, baterista de los Enanitos Verdes, saluda con un –‘Hey, ¿cómo estás?”-. La entrevista teléfonica acaba de empezar. Daniel, junto a Marciano Cantero y Felipe Staiti son los integrantes de esta banda argentina que lleva 27 años tocando por toda Latinoamérica. Pero México, es su segunda casa (Marciano, voz líder de la banda, vive actualmente en Sonora). Y a él se debe el nombre de la banda, que surgió tras tomar fotos de un presunto fenómeno extraterrestre que se produjo en la cordillera argentina donde parecían figuras con forma de enanitos verdes.
Después de 4 años sin grabar un disco de estudio, vuelven con Pescado Original, compuesto de 14 temas inéditos.
-“Hecho con mucha onda, sin desperdicio, con un acuerdo mutuo entre nosotros. Creo que es uno de los discos que mayor placer nos ha dado grabar”- Dice Piccolo.
Pescado Original nace de un juego de palabras entre el pecado y las tentaciones. La manzana, según los Enanitos Verdes, es un anzuelo al final de cuentas para pecar.
Este disco abre con ‘A las tres’, canción que trata de la soledad que sufre un inmigrante por la ausencia de su amor.
“Aunque se gana buen dinero, nunca en mi vida yo sentí esta soledad” canta Marciano.
Le pregunto a Daniel si esta canción fue compuesta debido a la situación actual que viven los inmigrantes en Estados Unidos: “No, no es una canción forzada. Habla del estado emocional de un día de los Enanos. De hecho, es anterior a que se produjesen las marchas del 1 de mayo (para pedir una reforma migratoria). Hace 10 años estamos en contacto con personas a las que las pueden mandar de vuelta a su país y perder todo. Eso nos ha pegado muy fuerte”.

Exito en México
Relacionando la inmigración con México, le pregunto a Daniel la clave de su éxito en el país azteca. Y me responde:
“A nosotros nos paso al revés de lo que le pasan a otras bandas, que usan a México como ‘trampolín’. Simplemente fuimos girando, subiendo por el mapa y cuando llegamos a México… no podíamos creer que la gente se identificara tanto con nuestras canciones. Nos sentíamos como en casa. Hoy vivimos más tiempo en México que en Argentina.”
¿Cúanto ha influido el desarraigo en las composiciones de los Enanos?
“Es un tema que nos pega fuerte. El hecho que por nuestro trabajo tuviéramos que abandonar nuestros afectos, nos inspiran a componer canciones que acentúen ese desarraigo y el desamor que está lejos.”
Con tantas giras, ¿cómo componen sus temas?
“Bueno, creo que la inspiración no tiene tiempo, no la podés (puedes) manejar, te viene en cualquier momento. Ahora, con la tecnología es mas fácil, vamos grabando y guardando lo que va saliendo, después nos juntamos y decidimos cúales son las canciones que quedan y cúales no.”
Hablando de componer… ¿cómo fue la participación en este disco de Coti Sorokin?

“Lo de Coti fue algo personal de Felipe (Staiti), que estuvo trabajando con él en España. Es un buen amigo, de hecho unos de sus primeros trabajos con nosotros fue como productor de nuestro disco ‘Néctar’”.
En este material también participa Julieta Venegas…
“Nos une un amistad desde que la invitamos a tocar en ‘Tracción Acústica’. En esa época, recién llegaba al DF desde Tijuana. Nosotros necesitábamos alguien que tocara el acordeón y nos la presentaron. Después de eso nos veíamos con Julieta cada tanto, y en uno de esos encuentros, Marciano tenia una canción que termino de redondear con ella, por eso ella aparece como co-autora”. La canción de la que habla Daniel es la que cierra el disco: ‘Me permití soñar’.
‘Houdini 2’ es el séptimo tema del disco, una especie de hip-hop con una letra que habla de vivir la vida al estilo del famoso ilusionista: siempre al límite. Le confieso a Piccolo mi desconfianza al escuchar los primeros acordes de esta canción y de lo mucho que me gustó al terminar de oirla. Y quiero saber: ¿es el tema más excéntrico de los Enanos?
“No, hemos hecho cosas mas raras… esta vez disponíamos del tiempo para armar algo que siempre tuvimos en la cabeza. Con Houdini 2 se dio, es una canción que pedía este tipo de ‘maquillaje’”.
¿Qué criterio usan para elegir las melodías de las canciones?
“Las elegimos según lo que pide cada letra. No porque nos cataloguen como representantes del rock argentino tenemos que acatarnos a un solo estilo. Si creemos que una canción necesita ser tocada con un chelo o un cuarteto de cuerdas, lo vamos a hacer.”
Recordando innovaciones y rarezas enanas, Daniel trae a mi fallida memoria el disco ‘Carrusel’, un disco muy experimental que se ‘condimentó’ gracias a la influencia de la percusión que descubrieron en sus giras por países como Colombia, Ecuador o Perú.
Quedaron impactados con esos ritmos y los plasmaron en Carrusel, que tubo la participación del gran percusionista uruguayo Rubén Rada.
Nos quedamos en los recuerdos de la banda remontándonos al año 1979, sus inicios en Mendoza (Argentina), lugar de nacimiento de los Enanos y de un servidor. “En esa época tratábamos de tocar donde se pudiera. Inventábamos lugares donde expresarnos, desde una parroquia -lugar donde por primera vez vi a los Enanos, hasta un teatro en el parque de la ciudad”.
Dejamos las nostalgias y los amores lejanos para volver al Pescado Original. Daniel Piccolo me cuenta que contó, en la co-producción del nuevo material, con Gustavo Borner :“un tipo que sabe un pedazo de música y que nos puso muchas pilas”.
Nos despedimos. El sábado 1 de julio volveremos a encontranos, esta vez sin la barrera de un teléfono y en su primer concierto en Charlotte.