Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

Ben Stiller, el león de Madagascar
Inmaculada Tapia

El protagonista de títulos tan populares como Los padres de ella o Zoolander ha participado en la última película de dibujos animados de la factoría Dreamworks: Madagascar. En ella pone voz a su protagonista, Alex, el león del zoo de Nueva York con el que, entre sonrisas, afirma que se siente identificado.

En esta entrevista, el cómico norteamericano se presenta mucho más serio y contenido de lo que nos tiene acostumbrados en sus películas.

Madagascar es su primera incursión en el mundo de la animación, una experiencia en la que se implicó desde que el proyecto comenzó a cobrar forma hace ya cuatro años.

Los creadores de Shrek han imaginado una historia sobre la amistad en 3 dimensiones, que se desarrolla en el zoo de la ciudad de Nueva York y en plena jungla, el lugar adonde llegan los animales: Alex, el león; Marty, la cebra; Merman, la jirafa y Gloria, la hipopótamo. primerafila te acerca esta entrevista de Inmaculada Tapia, donde Ben Stiller habla de este último proyecto y de su conexión con su personaje.

Haberse comprometido desde el principio en el proyecto, ¿le permitió realizar aportaciones al guión?
Sí, probamos algunas y descartamos otras, sobre todo al principio cuando el guión se trataba sólo de algunas notas, pero ya existía una idea definida.

Participar en una película de estas características ¿le trajo recuerdos de cuando era niño?
Sí muchos. De pequeño solía ir al zoo y lo cierto es que me encanta cómo lo representan en la película. Es una visión icónica, estilizada, que me recuerda a los dibujos animados que veía cuando era niño. Tiene un aspecto intemporal que me gusta mucho.

Interpreta al león, ¿cuándo se identifica más con él?
Cuando estoy tumbado en la cama sin hacer nada.
Alex, su personaje, vive a cuerpo de Rey: tiene toda la comida, admiradores que van a verle al zoo todos los días, un espectáculo propio, está muy mimado. Salvando las distancias, usted también tiene fans y le cuidan mucho...

¿Quiere decir que los actores estamos muy mimados?
Si se refiere a eso, sí, yo estoy muy mimado (dice a carcajadas). Al fin y al cabo, Alex es un actor, hace su función cada día, y sólo cuando está en plena naturaleza, en la jungla, se da cuenta de que es una fiera, un león. Quizá si yo me apartara tanto del mundo, y me instalara en plena naturaleza, entraría en contacto con mi yo interior (comenta sonriendo).

Si tuviera que designar un animal en el que reencarnarse, ¿a cuál elegiría?
Me gusta mi personaje, el león, el rey del zoo, de su pequeño territorio. Pero si tuviera que elegir uno... me gustan mucho los dinosaurios y siempre me ha gustado volar, así que preferiría ser un terodáctilo, que es un dinosaurio que vuela.
El actor reside junto a su esposa y su hijo en Los Ángeles, “la meca para las personas que están obsesionadas con transformarse en alguien que no son”, aunque afirma que vive apartado de todo eso. Precisamente, en Zoolander el actor hace una parodia sobre el culto al cuerpo.