Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

Crónicas de un laberinto
Un disco para perderse dentro

Jaguares ha regresado a los escenarios con Crónicas de un laberinto, un nuevo trabajo que suena más que nunca a Jaguares; cargado de letras comprometidas y de rock tradicional. Catorce canciones que todos sus fans podrán escuchar en directo el próximo 26 de junio en el Tremont Music Hall de Charlotte.

Jaguares, probablemente el grupo mexicano de rock que en los últimos 9 años ha marcado el derrotero del género, regresa tras una prolongada gira de casi tres años, con un nuevo álbum; para muchos el mejor
de su carrera.

Durante septiembre y octubre del año pasado, este trío, formado por Saúl Hernández, Alfonso André y César “Vampiro”, hizo una pausa en su agitada gira de conciertos para entrar al estudio de grabación y trabajar en su quinta producción, Crónicas de un laberinto, coproducida por Adrian Belew, Saúl y Alfonso.

La experiencia adquirida a lo largo de los años aflora en cada uno de los 14 temas que componen este nuevo disco, un trabajo que exuda fuerza y pasión rocanrolera; un álbum maduro.

primerafila quiso charlar con Jaguares antes de que comenzaran su nueva gira, el pasado día 11 de junio en Ciudad Juárez. Saúl, voz y guitarra, habló con nosotros sobre su nuevo trabajo, los problemas que enfrenta México, su próxima gira y el concierto que darán en Charlotte el próximo 26 de junio. ¡Que te aproveche!

Son pocas las bandas de rock que mueren haciendo rock… ¿Le pasará eso a Jaguares, o acabareis haciendo pop?
No, no. Estamos regresando a una simplicidad sónica, a un ensamble de guitarras melódicas sobre una estructura rítmica muy sólida. Es decir, regresamos a lo básico, donde aquellos discos de los 70 tenían la particularidad del sonido y poca producción. El músico tenía que ingeniárselas para desarrollar más creatividad. Creo que Crónicas se basa en ese concepto. Creo que tiene un sonido que nace con influencias del rock, pero que recupera de cierta manera la música, la melodía de los arreglos.

Exacto, te iba a comentar que musicalmente se encuentran en el disco guiños a los 70 y 80, como en Tu me liberas o Sí… ¿es una cierta mirada retro o más bien un reconocimiento a los sonidos de esa época?
Creo que es más una cuestión natural. No nos sentamos a plantearnos eso, son cosas que simplemente salen. Probablemente es el instinto el que nos va guiando por este tipo de caminos. Se trata de recuperar lo básico, y me imagino que en el próximo disco tendremos una propuesta diferente.

La temática social y reivindicativa puede palparse casi en cada nuevo tema del disco… En “Todo te da igual“ Jaguares se atreve a criticar el pasotismo de mucha gente ante las situaciones de injusticia, sobre todo en México… ¿Por qué ese compromiso social a través de la música?
Me imagino que se gesta en los inicios del grupo cuando tocábamos en locales clandestinos donde la represión era el día a día de la policía. Esa “dictadura disfrazada”, como Vargas Llosa bien lo definió una vez, le hace a uno ver y valorar todo lo que una sociedad maltratada y pisoteada está sufriendo. Y, pasan los años, pasan sexenios, presidentes, partidos políticos y en el país no pasa nada. Sigue habiendo una falta de gobernabilidad que hace que todo esto continúe.
Llevan 11 años matando mujeres en Ciudad Juárez, acaban de querer desaforar a Manuel López Obrador simplemente por ser un candidato fuerte a la presidencia, por otro lado, la lucha de los indígenas sigue siendo una situación que el gobierno no tiene en cuenta, no se le da solución.
Además, seguimos con una diferencia social muy grande, en México hay muchos ricos pero también hay muchos pobres.
Toda esta democracia ha llegado a ser una intolerancia impresionante, a la que no vemos salida. De ahí también el nombre del disco, Crónicas de un Laberinto, un laberinto en el que vivimos día a día.


¿Creéis que la música pude cambiar algo, o por lo menos hacer pensar a la gente, hacerla reflexionar…?
Pues no lo sé, pero es lo único que tengo para luchar. Mi arma más poderosa son mis canciones. Trato de utilizarlas, por lo menos para compartir mi punto de vista. Si alguien lo entiende y lo quiere adoptar y empieza a haber un cambio, ¡qué bueno!, pero si no, también está bien. Yo no soy ni predicador, ni líder, ni pretendo llegar a mover masas.

Sí, es más bien tu vía de escape, ¿no?
Definitivamente, aunque también lo veo como un arma. En la industria de la música lo que menos importa es la música… por lo que nosotros, los músicos, deberíamos preocuparnos por mantener esa actitud contestataria, esa credibilidad. La música no puede perder su grito de denuncia.

El primer concierto de vuestra gira fue precisamente en Ciudad Juárez, el pasado 11 de junio… De hecho el disco, está dedicado a las mujeres de ciudad Juárez; en “Madera” queda claro vuestro punto de vista… ¿Qué está pasando?
La intención de presentar ahí nuestro disco fue la de seguir generando difusión. Es importante que mucha gente se entere de lo que está pasando en Juárez para que quien quiera participar y ayudar lo haga, a través de organizaciones como Amnistía Internacional. Hay que luchar contra ese crimen en Ciudad Juárez. Queremos estar hombro a hombro con los familiares de las víctimas. De alguna u otra forma esa soledad ha generado circunstancias psicológicas muy fuertes.
Si el nacimiento del disco y la gira en Juárez pueden dar un poco de calor a ese abandono, lo vamos a hacer.
Independientemente de seguir exigiendo justicia en Juárez.


¿Cómo entiende Jaguares la música, qué es para ti?
La música ha sido mi salvavidas y mi consejera. La música, independientemente de que sea como una religión, es alguien que me ha escuchado toda mi vida.
Crónicas de un laberinto parece un álbum más maduro…
No sé si más maduro, pero si te puedo decir que en este disco la comunicación entre nosotros ha sido muy avanzada. Cuando Belew llegó a los ensayos no cambió nada, lo vio todo ya hecho. Digamos que logramos ver el disco antes de grabarlo, ya lo teníamos y eso, de alguna u otra forma, se nota en la grabación.
Complicidad que se nota también en la sencillez y simplicidad del disco…
Sí, hemos tenido experiencias y trabajado con gente suficiente como para aprender a meternos en un estudio y resumirlo todo de manera muy simple. Tienes razón, es un disco sencillo, son 14 canciones, no están sobre producidas y la intención era esa, mostrar lo que queríamos, sin tener que demostrar que eres el más virtuoso de la guitarra o el compositor más exuberante, porque así se pierde en cierta forma la esencia.

¿Saúl, cómo ha influido la colaboración de Federico Fong al bajo, Leo Muñoz, en las percusiones y Andrew Belew a las guitarras en el sonido de este disco?
Siempre he tratado de que los músicos que están participando en los periodos de Jaguares retomen ese taller del que hablaba al principio. Donde la colaboración de los músicos es importante, no hay territorios invadidos, ni fronteras entre nosotros. Entonces la colaboración es muy amplia, se proponen arreglos, hay improvisaciones que han llegado a convertirse en canciones.
Y ese juego de propuestas es muy válido, muy nutritivo y te da pié a mejorar muchísimo el trabajo final.
Rock duro, baladas y ciertos toques de música latina como en “Hay amores que matan”, el primer sencillo… que sin duda recuerda a vuestras producciones anteriores. Sin embargo, este primer sencillos ha traído cierta controversia… a los más fanáticos de Jaguares no les gusta.
Es cierto. Sin embargo, “Amores” fue una canción que la llevé al ensayo, le gustó al grupo, la montamos y se acabó. Nunca pensamos que fuera a ser el primer sencillo. Pero lo interesante, y cuando escuchen el disco se van a dar cuenta, es que curiosamente esta canción no tiene mucho que ver con el resto del disco.
Sí, el álbum se va más por otro lado como “Bruja Caníbal”, “La Forma” o “Me evaporas”, que son temas que toman otro camino.
Exacto, pero probablemente si jugamos con este concepto de laberinto este tema es una muy buena entrada para empezar a perderte.

¿Qué pueden esperar los lectores de primerafila de vuestro concierto aquí en Charlotte el próximo 26 de julio?
Crónicas nacerá también en Charlotte, tocaremos canciones del nuevo disco y haremos también una recopilación de canciones viejas, porque la gente nos los pide.
Desde el primer disco de Caifanes hasta Crónicas… así que espero que todos vengan al concierto y que se pueda generar esa catarsis mágica que sólo los aliados pueden tener.

 

¿Quieres entradas gratis para el concierto de Jaguares del próximo 26 de julio en el Tremont Music Hall? primerafila te las regala…
Lo único que tienes que hacer es enviarnos una carta, o un correo electrónico, diciéndonos qué te gusta y disgusta de primerafila, y qué nuevas secciones te apetecería encontrar.
Nuestra dirección es:
CONCURSO JAGUARES
La Noticia
5936 Monroe Road
28212 Charlotte, NC
o bgurdiel@lanoticia.com
No olvides incluir tu nombre y número de teléfono para que podamos ponernos en contacto contigo.
Entre todas las respuestas que recibamos haremos un sorteo y las 20 seleccionadas se llevarán un boleto gratis para el concierto.
¡No te quedes atrás!