Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

“Pacific Rim” es el nuevo proyecto de Guillermo del Toro (Hellboy, El laberinto del Fauno) que tiene como principal particularidad el presentar batallas entre robots gigantes, rindiendo un homenaje la célebre serie de animación Manga: Evangelion y al cine kaiju-eiga, cuyo mayor estandarte es Godzilla.
La película está ambientada en un futuro cercano, donde los seres humanos controlan androides mecánicos sosteniendo batallas colosales contra monstruos de grandes proporciones, que surgen misteriosamente de lo más profundo del Océano Pacífico. La película se estrenará en 3D y en IMAX 3D el 12 de julio.

Batallas titánicas
El productor y director asegura que ha conseguido dotarla de “un aire increíblemente ligero” en contraste con el estilo más oscuro y hasta cínico con que Del Toro percibe esa clase de títulos. Su idea era enfocarse en imágenes grandes, bonitas y sofisticadas, lo cual al final consigue con una batalla titánica entre una serie de monstruos enormes que aportan el enfoque apocalíptico y del fin del mundo, contra una máquinas igual de grandes creadas por el hombre para combatir la nueva amenaza.
Esos monstruos son conocidos como “Kaiju”, surgidos de una franja del océano Pacífico, lo que desata el inicio de la extinción humana, tema obsesivo para Hollywood últimamente.


El género del ctastrofismo
El primer ataque de los monstruos ocurrió en San Francisco, llevándose por delante el famoso puente Golden Gate, además de miles de vidas, para después afrontar otra masacre en Manila y otra en Ciudad del Cabo, en un ataque coordinado por todo el mundo.
Para contrarrestar el efecto devastador de las criaturas gigantes, la humanidad crea sus propios monstruos, desarrollando un tipo de arma que vienen a bautizar como el proyecto Jaeger. Como ya explicó Del Toro a lo largo del proceso, manipular esas máquinas requiere de dos personas con una conexión mental absoluta que manejan dos hemisferios opuestos a través de un puente neurológico.
Al principio todo parece funcionar, pero los monstruos logran contrarrestar el avance de las máquinas humanas hasta llevarlos al borde de la extinción. Es entonces cuando surge un recurso inesperado: dos pilotos con un pasado dispar. Uno es un piloto retirado (el británico Charlie Hunnam) y una aprendiz (la japonesa Rinko Kikuchi) que logran reactivar uno de los “Jaeger” obsoletos y volver a darle esperanza a los seres humanos.
Todo ello para un proyecto que iba a contar con Tom Cruise como protagonista pero que finalmente consiguió a Idris Elba (“The Wire”), un actor con mucho menos cartel y que al final refleja el espíritu de la película, centrado en el espectáculo de los efectos especiales que ofrece el largometraje, que comenzó a rodarse en noviembre de 2011.

¿El regreso de Godzilla?
La cinta llega a los cines en pleno boom de superhéroes y cataclismos varios. Por eso Del Toro contempla como una posibilidad muy factible que se haga una secuela, asegurando que sería muy feliz si la pudiera hacer por la gran cantidad de ideas y escenarios que contiene. “Es una buena semilla para una secuela”.
Si no es una secuela a la vieja usanza, sí será una gran aventura como ya se planteó hace unos meses tras el “remake” de Godzilla especulando sobre la posibilidad de un enfrentamiento entre los dos conceptos en pantalla, una locura que el mexicano no descartaría para nada. “En realidad me encantaría verlo en pantalla, pero puede que sea demasiado para el cerebro humano”, bromeó.